Publicado el

Bolsitas de té para las semillas

Bolsitas de té

¡Buenos días Pistacheros!

Hoy os traigo un proyecto pequeñito pero muy resultón y muy útil para tener unas cositas muy «especiales» bien organizadas y conservadas. ¡Semillas de plantas aromáticas!

Como quizá muchos de vosotros, en casa tenemos un intento de huerto urbano. Un intento en el que pongo mucho empeño, eso si, y que intento cuidar lo mejor que puedo y se. Empecé con él hace unos años y, con mis victorias y fracasos, conseguí tener alguna que otra maceta decente; no de hortalizas, que se cuentan entre los fracasos, pero sí de aromáticas… y una tomatera. Sí, que solo tiene dos tomatitos cherry, pero son mi mayor logro y mi alegría. ¡Vivan los tomatitos!

Mis amigos se enteraron de que estaba interesada en tener un huerto urbano y aprovechando que era mi cumpleaños me dieron la sorpresa y me regalaron varias cosillas para comenzar en la jardinería. Que si guantes, pala, rastrillo, una jardinera y, claro, ¡semillas de un montón de cosas!. Y aunque me pese, han tenido que pasar algunos años para hacer algo para las pobres, tipo sobres o bolsas, para poder catalogarlas en condiciones y darles uso futuro.

La colección «Oh My Green« es perfecta para proyectos relacionados con la jardinería, primavera, huerto urbano o para los locos del verde. 

Como soy muy tetera, se me ocurrió la manera de mezclar la idea de las bolsitas de té con las semillas para poder tenerlas todas juntas en una misma caja.

Bolsitas de semillas

Al tratarse de productos orgánicos, quise mantener toda naturalidad posible, por eso no usé nada de pegamento, solo papel e hilo.

Para hacer los sobres doblé cada pieza de papel 23,5 cms de largo por la mitad, dejando un centímetro extra en la que sería la solapa para hacerle un bisel como el que tienen las bolsitas de té. Luego bordé los bordes de cada sobre con hilo de DMC usando el punto de pespunte, para que las piezas se quedaran bien unidas y no se escapara ninguna semillita por los huecos cuando los rellenara.

Acto seguido, se doblan los sobrecitos para que queden al tamaño que más cómodo os resulte y se atan con baker twine de color gris para imitar los sobres de té.

Para que podáis hacer vuestros propios sobrecitos de té (para semillas u otra cosica), os dejo mis medidas del proyecto:

Sobre –> 23’5 cms. de largo por  6’5 cms. de ancho (si usáis cizalla con medida anglosajona. en pulgadas serían 9′ 1/4 x 2′ 1/2 aprox.)

Etiqueta –> cuadrado de 2’5 cms. (en pulgadas = 1′ aprox.)

Espero que os haya parecido útil este post y que os sirva de inspiración para hacer vuestras propias bolsitas de té ¡A disfrutar con nuestras semillitas!  😉

Materiales

Publicado el

[Diario de Proyecto. Felicidad Café]: "Aromas"

Chic@s hoy os presento la tercera carta de Felicidad Café: «Aromas»

Esta carta es la más sencilla de todas -¡hasta para hacer el post!-. Inspirada en viejos mapas, viejos libros e historias y en la España que viajó hasta el Nuevo Mundo y de dónde llegó hasta nosotros el Café.
No tiene boceto previo a la elaboración, lo hice «mentalmente» por su sencillez.

sellos
Exactamente igual que la anterior carta de Vintage Coffee (Clickear en el nombre) sólo he usado el sello de café pero esta vez entero y estampándolo por toda la cartulina.

Sello Café
PapelesNo usé papeles estampados de ninguna colección para esta carta salvo cartulina color «café con leche» -nunca mejor dicho- y 5 copias de un viejo mapa que me encantó. Es éste:

map old 2498 × 1834px
También usé las viejas páginas de un libro que mi novio me prestó tan cariñosamente (aunque luego resoplaba al verlo hecho trizas). Y la verdad es que nos dolió a mi amigo Nico -que me echó una mano con ello- y a mí porque nunca jamás hemos arrancado las páginas de un libro de lectura, y eso que se hizo cuidadosamente.

ComposiciónPrimero, estampé el sello entero por toda la cartulina color marrón, usando tinta de color verde. En concreto éste tipo de tinta que podéis ver aquí. Las tintas de Tsukineko son mis favoritas ♥
Después recorté los hemisferios del mapa completo y los pegué sobre la cartulina dejando, cuidadosamente, un pequeño bolsillo para meter recuerdos o papelillos varios. En el interior de la carta, doblé el sobrante de los hemisferios e hice lo mismo que la portada, dejé unos pequeños bolsillos.
¿Qué introduje en estos saquillos? cartas de la baraja españona y etiquetas (tanto en color crudo envejecido como cartas del mismo libro con el que forré el interior de la misma)

Como véis es la carta más sencilla y que menos trabajo tuvo. También fue la que más visualizada tuve y, por tanto, la que menos tiempo tuvo empleado.

Espero que os haya gustado esta sencilla carta para Felicidad Café.

^__^