Publicado el

[DIY] Tu propio diario de Jardinería

Hace varios años me compré un cuaderno para las recetas de la colección «Journal Passion» de Moleskine y se me pasó por la cabeza comprarme otro para mi nuevo comienzo en el huerto urbano. Pero pensé que mejor aún sería si yo misma hacía mi propio «Diario de Jardinería» con un cuaderno de los que tenía sin usar  y que compré en una feria de artesanía ♥.

Ya que tenía el cuaderno, elaboraré un sello a modo de «ficha» para poder escribir las NECESIDADES de la planta, mi EXPERIENCIA con ella, un cuadro para el NOMBRE y otro para una FOTO o pieza de PLANTA seca.
Además, es un sello «destartalao», hecho sin pizca de cuidado para que no sea un cuaderno con una perfección calculada al milímetro. Quiero que sea un cuaderno práctico, no una obra de arte 😉

Sello de ficha

Y así es como queda finalmente en el cuaderno:

Para estampar el sello estoy usando mi tinta Memento de la tonalidad verde «Pear Tart». 

Como las hojas del cuaderno son finas, la tinta se traspasa y he pensado que sería genial poder continuar la experiencia de la planta -de forma más extendida- en el otro lado de la hoja. Al fin y al cabo, en el crecimiento de las plantas voy a tener que aprender y apuntar muchas cosas para no cometer errores, en caso de que se me mueran algunas planticas.

Ésta es una de las ideas que yo lanzo al aire pero podéis haceros vuestro diario de jardinería (o de lo que os guste) como os sea más cómodo, práctico y artístico, si así lo queréis. ¿Os animáis? Es más…¿Os animáis con un huerto urbano? ¡Cuidado que engancha como el scrap!

¡Por cierto! Vamos a traer muuuuchas novedades a partir de (casi)-YA. Os invito a suscribiros a nuestra newsletter para ser los primeros en leer nuestras nuevas noticias y nuestras nuevas ilusiones. 😉

¡¡Besitos y nos vemos en el próximo post!! ♥♥

Licencia de Creative Commons
Este trabajo está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

 

Publicado el

Tengo una relación sentimental con mi Moleskine :D

Realmente no tanto como eso, pero casi jajajajaja.

Mucha gente les tiene mucha manía a éstas libretas, -igual que le tengo yo manía a Apple, para qué negarlo aunque haya gente que directamente nos llame «Imbéciles»-. Sin embargo, el planteamiento de mi amigo Fede, me hizo entender un poco más a los que defienden la marca de la manzana.

Sin entrar en polémicas, hablar de Apple no viene al caso. Yo quiero contar mi experiencia con las libretas Moleskine.
De hecho, todo el post se resume en una frase que me soltó mi amiga Marga el otro día: «Eres una «Moleskine Hunter»». Tengo 5; una de ellas mi favorita de la edición de «El Hobbit».

No soy escritora profesional, pero llevo muchísimos años escribiendo y además, escribiendo en varios tipos de papel: normal, satinado, de gramaje grueso y pergamino. Hasta que descubrí, gracias a Fede, el papel de Moleskine, que es libre de ácido, suave al tacto y ligeramente satinado (perfecto para pluma). Reconozco haber probado los cuadernos Paperblank (cuyas cubiertas son una auténtica maravilla), Clarie Fontaine -que sigo usando para los borradores y altamente satinada- e incluso las que se parecen a la Moleskine de 3 € que no valen dos duros más. Me quedo con Moleskine sin lugar a dudas.
La tinta de la pluma agarra muy bien y el acabado me gusta bastante. Los Stabilo ni siquiera hace falta dejarlos secar un minuto -igual que los Edding o rotuladores varios-. ¡Ojo! Hablo sólo de las «Notebooks» y los «Journal». Aún no he probado los blocks para dibujo/acuarela por lo que no sé cuales son sus cualidades.

Mirad que me han criticado por usarlas, hay amigos que me han preguntado que por qué no uso otras libretas y me dejo de lado las de esta marca, o directamente no lo entienden. Pues bien, es cuestión de gustos, cuestión de que esté cómoda escribiendo y no del viejo tópico de «es que así soy una Hipster» o «me las compro porque las lleva todo el mundo y son cool». Insisto, el papel, para mis necesidades, es todo ventajas.

En la libreta que más uso, nació el nombre de «Wachi Pistachi» y ahí están escritas todas las ideas que publico en el blog, o las que se están llevando a cabo para mejorarlo, ahí escribí la primera vez «negocio» y están los consejos de amigos e, incluso, los míos propios que han surgido después de los proyectos y que, ahora, llevan indicados todos los pasos y anotaciones del encargo para la cafetería de Murcia. Es una extensión más de mi cuerpo, así dicho en la palabrería del Romanticismo.
Le quedan ya 6 paginicas y es hora de jubilarla. Ayer, de hecho, le hice el esquema de Pacman que llevaba bocetado desde que la compré -la pereza es mi condena-.

¿Y a vosotr@s? , ¿Os pasa lo mismo a los que usáis Moleskine®?