Publicado el

¿Dónde está mi Munchkin?

¡Hola Wachi Pistacheros!

Pues sí, esta fue la frase del año en 2015 y 2016: “Lola, ¿Dónde está mi Munchkin?”. Un amigo me pidió hace un par de años que le elaborara una caja para el juego de cartas  “Munchkin” y la cosa se alargó un poco.

MunchkinDespués de una desastrosa primera versión con una caja de madera y restos de papel cutre por todos lados que no vamos a enseñaros, se me ocurrió “la caja v. 2.0” que, además, era reciclada.

Para quien no conozca el juego, Munchkin está ambientado en explorar mazmorras, luchar contra monstruos ridículos y recuperar tesoros y equipo hilarantes. En una época de gnomos con problemas, trolls cortitos de mente, caballeros en apuros y princesas guerreras. Todo muy medieval pero visto desde el prisma del humor más absurdo. Por lo tanto, ¿qué tipo de caja podría haber hecho? Lo primero que pensé fue: “Tiene que ser en mix-media” y, como siempre, ahí me lancé a la aventura de hacer una caja cuyo principal elemento fuera la textura, utilizando para ello varias técnicas.

El proceso de elaboración fue el mismo que en el proyecto de la botella gótica, o las varias etiquetas que hice para el reto de Tim Holtz “12 tags of 2015”. Empecé con una base de papel de seda bien arrugado para crear una textura de fondo irregular y gastada. Me gusta esa forma de crear fondos; es una técnica rápida, sencilla y muy vistosa que deja una textura de arruga muy “retro”.


A parte del uso de la pasta de modelar (que es un básico en el mix-media), el verdadero reto en este proyecto fue mezclar y aplicar varios tonos y colores de tintes y pinturas acrílicas para dar varios efectos sobre el fondo de textura marrón y beige. Para resaltar el efecto de ladrillos irregulares, por ejemplo, hice varias manchas con stencils de tim holtz, usando azul, negro y violeta que fui mezclando entre sí con un pincel de depósito para dar luces y sombras y hacer variaciones 😉

Old textures 🔝🔝🔝 #mixmedia #mixedmedia #timholtz #gifts #distressing #distressink

A post shared by wachipistachi.es (@wachipistachii) on

Como novedad en este trabajo, usé el “crackle accent”, hermano gemelo del ya clásico “glossy accents” de la marca Ranger. Este glossy especial craquela aquello en lo que aplicas el producto, dejando una superficie “rota y agrietada”. ¡Efecto vintage a tope!

Esperamos que os haya gustado esta entrada y os haya servido de inspiración. ¡Gracias por leernos!

Besines Pistachines.

Deja un comentario