Publicado el

[Bullet Journal] – Organiza tu 2019

¡Hola Pistacheros!

Metidos en el mundo Bullet Journal, -ya sabéis que nosotros vamos a nuestro ritmo y que este mundo «nació» hace varios años-, queremos ofreceros una idea que os puede valer para organizar vuestro Project Life o vuestro «Year Journal», que por cierto, nos lo acabamos de inventar, un álbum sobre los mejores momentos vividos durante el año en curso.

Se me ocurrió la idea de hacer un «catálogo» o resumen por mes de los momentos que quiero recuperar y documentar en mi álbum del año.

Pero…¿Y qué tiene de distinto éstas páginas?

Pues que, en mi afán de tener mi Moleskine creativa y sin reglas, decidí que, ¿por qué no crear mi sistema de punteado cuando realmente lo necesite?. Para quien no lo sepa, la característica esencial de un cuaderno Bullet Journal es el punteado, genial para crear nuestros propios cuadros, doodles, barras de tiempo, barras de estado o de logros, lettering y demás elementos decorativos relacionados con la temática a tratar.  

¿Y cómo he conseguido ese punteado «personalizado»?

Pues muy sencillo, gracias al sello de Sweet Möma, llamado, como no, «Bullet Journal»; un sello que os ayudará a crear tanto el punteado como los pequeños doodles y separadores. 

Sellos Bullet Journal - Sweet Möma
Sellos Bullet Journal – Sweet Möma

El punteado lo hice, pacientemente y en degradación, con la gama de verdes de las tintas memento. Si quiero hacerlo a mi manera, que sea con mi color favorito, ¿no?  😉 

Las banderolas que he usado como título «Organiza tu 2019» lo he creado con los papeles vintage de Toga y unos preciosos troqueles de la colección 2019 de Tim Holtz, haciendo el extremo desigual con la troqueladora de Teresa Collins

*Nota: recordad que para los papeles de Bloc Decó de 140 gr. mejor usar pegamento en seco (barra o cinta de doble cara)

Los cuadros están creados de forma aleatoria, calculando un poquillo a ojo los eventos o momentos que reflejar, con mi propia letra (sin muchas pretensiones de lettering) y es que, ¿quién hace las reglas si no tú?
Casi siempre queremos que las cosas nos salgan como a los demás, sobre todo a raíz de las redes sociales, y es cuando no nos salen, cuando nos frustramos. Así que, un bullet journal debe ser creativo pero sin reglas, como por ejemplo, el orden o la estética. Si no nos sale un cuadro igual que otro…¿Qué más da? 

En mis páginas, he colocado unos dibujitos de lavanda, y hojarasca en colores apagados. 

Oye, ¿Y qué os parece dar un toque vintage con Cabinet de Curiosité? Una colección preciosa para darle el toque justo de armonía y color. Mis recuadros están recortados con otro troquel de Tim Holtz que simula los antiguos marcos de las fotos antiguas.

CONSEJO: cuando comencéis con un bullet journal, hacerlo poquito a poco, descubriendo vuestros gustos, cómo queréis la disposición, las temáticas, lo que os gustaría añadir y lo que no. «Prueba y error», así es como se coge práctica y así es como se trabaja la creatividad. 

Ahora, yo ya tengo un buen resumen de cómo quiero que sea mi álbum recopilatorio de momentazos 2019. 

¡Nos vemos en el próximo post!

Sed buenos, creativos y Wachis.

 

Materiales 

Publicado el

Wonderfully Samhain. Restaurando un organizador.

Wonderfully Samhain

¡¡Hola Pistacheros!!

Hoy os queremos recordar un post muy «de nuestra cosecha», muy de nuestro estilo. ¡La restauración de un mueblecito muy molón con temática wonderfully spooktacular!

Veréis, hace unos cuantos añicos ya, Antonio me regaló el Craft Carousel de Cropper Hopper para que pudiera ordenar y guardar todos mis materiales de scrapbook. Un armario giratorio lleno de compartimentos, cajoncitos, separadores y portarollos para tener organizados todos mis materiales de scrap, desde washitapes a cintas, pasando por plegadoras o perforadoras. ¡Cabe de todo!

Organizador rotatorio
Organizador rotatorio

Después de todos éstos años de uso continuo, y tras pensarlo muy mucho, decidí que ya iba siendo hora de darle un look diferente al armario organizador aprovechando la llegada de la festividad de Samhain (ya sabéis, el popular Halloween). Si os fijáis en la foto estaba muy machacado el pobre, con las esquinas desgastadas y lleno de arañazos. Para darle nueva vida elegí las colecciones «Wonderfully Wicked» de Bo Bunny y «Materialize» de Tim Holtz; dos colecciones que dentro de la misma temática, tienen unos estampados, colores y gráficos totalmente diferentes, siendo cada una peculiar a su estilo (uno más grunge y el otro más elegante).

Ya veis por dónde voy, ¿no? Temática vintage y aire tétrico es lo que he elegido para customizar el mobiliario y estilo de mi estudio de trabajo :mrgreen:

Ha sido un trabajo de varios días de medir, cortar, plegar, envejecer, embosar y pegar para que quedara tal y como yo quería que quedara: con imágenes de calaveras, retratos victorianos y anuncios de pociones y venenos. Siniestro pero elegante. Además de la labor de decoración también lleva un poquillo de restauración. Al haberle dado mucho uso estos años tenía algunas esquinas estropeadas y unos cuantos arañazos y golpecillos que había que arreglar. Nada que no pudiera solucionarse con un lijado muy fino, unos refuerzos en las zonas más dañadas y algo de cola de encuadernar. Porque la cola de encuadernar es vuestra amiga para este tipo de trabajos.

En Creativa Madrid compré un par de accesorios de metal justamente para el reciclaje del mueble y he conseguido hacer varios efectos y trampillas con ellos que han quedado genial. ¡Como si fuera una trampilla de verdad! Así protejo del polvo lo que guarde en las cajoneras superiores.

También se me ocurrió crear una puerta de rejilla, usando también las bisagras y el tirador que compré en Creativa, para proteger el hueco donde no hay cajoneras pero donde sí coloqué una barra para colgar cosicas. Ya veré qué coloco ahí pero el efecto es moloncísimo.

Espero que os haya gustado el resultado de la customización del organizador para Samhain (más conocido como Halloween) porque lo he hecho con mucha ilusión y he disfrutado muchísimo con cada uno de los elementos que he ido añadiendo. Como veis, es un trabajo muy sencillo pero a la vez espectacular que le da un toque especial y espeluznante al mueble, sobretodo gracias a las colecciones que he usado.

Si queréis saber como he hecho algunos de los detalles, tenéis sugerencias sobre como podría haber hecho alguna cosa o tenéis alguna duda, ¡Preguntad, que no muerdo!… O si… ¡Muaaahahahahahahahahahaha!

¡Terroríficos besicos, pistacheros! ¡Feliz Samhain!

Y aquí las materiales que utilicé para este proyecto:

Publicado el

Hojarasca de Otoño

¡Hola, holita Pistachers!

Nos encanta el otoño. Para nosotros es la mejor época del año porque comienzan el fresquito y las tardes libres de sofá, mantita y peli (o scrap… ¡ooooh, sí, scrap!).

Esta época nos acerca al inicio de un nuevo año, en el que todo vuelve a empezar y la naturaleza se va apagando para dar paso al letargo del invierno. Por ejemplo en los árboles, cuyas hojas marrones y amarillentas caen para forrar el suelo de las calles de hojarasca crujiente.

La hojarasca es un icono universal del otoño y por eso el proyecto que os queremos enseñar hoy va en relación con esas hojas y con lo que significa el otoño para Wachi Pistachi.

El otoño nos advierte del fin de un año y nos prepara para el siguiente en el que todo vuelve a empezar.

Siguiendo el resultado de la encuesta que hicimos en el Stories de nuestro Instagram, escogimos la colección «Miel y Canela» de Toga París para decorar unos marcos de papel elaborados con la Silhouette por cortesía de Lori Whitlock. Nos ha parecido una elección súper acertada, porque los colores, los diseños de los papeles y lo divertido de los complementos va mucho con nuestra filosofía de trabajo. ¡Y los zorretes son un amor!

Tal y como nos preguntábamos al final de la foto de Instagram, ¿Qué haremos con ellos? Pues bien, como nos gusta tanto el otoño hemos querido condensar su significado en tres palabras que, además, hicimos en español con la plotter de corte y con el mismo papel que usamos para el exterior de los marcos.

Otoño es sinónimo de lluvia, té y castañas.

Para nosotros, el otoño se puede resumir con esas tres ideas. En Cartagena, nuestra ciudad natal, el otoño significa el comienzo de la época de lluvias, días extraños en los que puede hacer un solete muy agradable por la mañana y empezar a encapotarse a la tarde sin previo aviso. No son lluvias fuertes ni largas, sino pequeños chaparrones que limpian la atmósfera e invitan a quedarse en casa mirando las calles desde la ventana con una buena taza de té calentito en las manos. Y es que ¡nos encanta el té! En casa tenemos una pequeña alacena llena de infusiones y de botes con tés naturales que compramos en tiendas de especias, herbolarios o mercados medievales. No hay nada como hervir un poco de agua, poner tu mezcla de hierbas favorita en el infusor y esperar a que se haga la magia. ¿Y las castañas? Eso forma parte de nuestra infancia, de los buenos recuerdos de cuando éramos niños. Caminando por la calle con la abuela, de camino al centro, con un paquete de castañas en la mano y una sonrisa enorme en la cara. ¡Qué sencillo parecía todo entonces!

Gracias a nuestra Silhouette y la Frame Punch Board de We R Memory Keepers, hemos podido personalizar los marcos con papeles de la colección que más contraste hacían con los papeles básicos de Elena Roche.

Gracias a la magnífica y siempre útil cinta de doble cara, forramos los marcos con los papeles elegidos para que quedara el exterior estampado y el interior, o fondo del marco, con el color original de la estructura.

¿Sabéis que los chipboard son vuestros mejores amigos?

Pues sí, porque con ellos podéis añadir piezas de relieve a vuestros proyectos, ya sean en layout, álbumes o portadas o, como en este caso, para proyectos en 3D. ¡Viva el 3D!

Y siempre que podemos, como nos gustan tanto los adornos naturales, añadimos pelo de coco, otro gran aliado de la decoración, que nos servirá también para ocultar algún defectillo. Bonito y socorrido a partes iguales.

¡Nos encantan nuestros marcos en la pared! Le da como un toque más hogareño y cálido a nuestra casa, ¿no creéis?

Esperamos veros pronto en la siguiente entrada del blog.

¡Besitos pistacheros!

Publicado el

Steampunk Packaging

packaging

¡Muy buenas pistachos nuestros!

Esta semana os traigo un repost sobre un packaging supermolón que hice hace ya algunos años. Fue un proyecto muy especial con muchísimo cariño porque era la caja para un regalo. ¡Espero que os guste tanto como me gustó a mi hacerlo y a mi pareja recibirlo!

¡Vamos allá!


Lo de que me gustan el diseño y el arte Steampunk es algo que seguro que todos sabéis ya. La culpa de esta afición la tienen en parte mi novio y su pasión por éste estilo. Vamos, que entre su gusto por lo retro industrial y el mío por la época victoriana, se juntaron el hambre con las ganas de comer.

Hasta ahora los regalos de aniversario que le he hecho han sido complementos para hombre de estética Steampunk, algo así como un ajuar retrofuturista. Y ¿qué es lo que hace una aficionada al scrapbook y el cartonaje cuando tiene que hacer un regalo? ¡Pues un packaing molón a juego! ¡Ea!

El primer packaging que hice fue esta pequeña cajita en la que venía el regalo: unos gemelos hechos con las letras de una máquina de escribir antigua, de esas con las teclas redondas. La reciclé (porque originalmente la caja era de cartón craft y ya) Quedé bastante satisfecha para ser de mir primeros intentos y la publiqué en el blog en el que participaba antes. Blog que se ha perdido con el paso de los años.

Regaloa
Este tercer año de relación quería hacer algo mucho más a lo grande y algo más espectacular. Lo primero que tenía claro, por supuesto, que tenía que ser una caja. «¿Una caja cuadrada con tapa?. Bueno, puede ser una opción«. Pero me machaqué los sesos un poco y me vino la inspiración «vitrinil». ¡Sep! Una vitrina para colgar. Pero una vitrina hecha por mí desde cero, ¿eh? Aquí las cosas hechas con cariño se hacen al 100%.

Os dejo las medidas por si queréis hacer vuestra propia vitrina ; P

Medidas

*Nota: Cuidado a la hora de elegir el pegamento. Ni en broma uséis cola blanca porque vais a estar horas y horas intentando que se pegue y se va a quedar fatal. ¡No! Cola blanca, ¡mal! Siempre es mejor utilizar cola de encuadernar, especial para este tipo de trabajos, mucho más flexible y resistente que la cola blanca. Personalmente aconsejo la de los chicos de CarrotCake, que es una pasada.

Los materiales que he usado en éste proyecto han sido:
-Cartón corrugado para la estructura, para que aguante bien los rigores del tiempo.
-Papeles de la colección «Steampunk Debutante» de Graphic 45 (para mi desgracia, descatalogada)
-Brads/clavitos de Prima Marketing INC.
-Die-cut de la misma colección de Graphic 45.
-Lazos de raso que me regalaron con la colección de papeles.
-Abecedario color negro estampado con pentagrama de Basic Grey.
-Pasamanería de la tienda Bazar X de Cartagena.
-Botones metálicos.
-Embellecedores de madera con forma de engranajes mecánicos.
-Plumas de pavo real (aquí en Cartagena, en el Castillo de la Concepción, hay un par de familias de pavos reales bastante generosos en cuanto a «tirar amablemente» plumas por todos los jardines -para que yo las recoja, por supuesto-).
-Bisagras de 4’7 cms.

Todo este proyecto fue creado desde el principio con muchísimo cariño para quien lo iba a recibir y creo que se nota bastante en el acabado final. Si bien no es perfecto… ¡Qué más da, me encanta!

Sinceramente, espero que lo disfrutéis y valoréis.

Besetes Pistachines! ; P

Publicado el

Mi pequeño Bosque | #alteredart

¡Buenos días, Pistachines!

Os traemos otro artículo de esos que os gustan tanto, un «Antes y Después» de una cajita que teníamos en casa y que sirvió para un regalo. Podemos decir que en este proyecto, se ha mezclado scrap, modelismo o miniaturismo y un poquito de técnica mixta.

Mi Pequeño Bosque

«Mi Pequeño Bosque» nace de la naturaleza, de un día de duro trabajo, de esos que se olvidan cuando rueda por tus pies un capullo entero de diente de león, esperando que lo recojas. ¿Creéis en las señales?.

Muchas veces nos llevaríamos pequeños animalitos, yo de pequeña me llevaba a casa las mariquitas y los caracoles, pero no puedes llevarte a ningún ser vivo a casa cuando éste no es su entorno natural. Por eso, yo he querido hacerme un pequeño espacio lleno de elementos naturales vegetales, de hadas y animalicos de papel con ese diente de león entero.

¿No os suena este pequeño bosque? Seguro que a muchos os recordará al trabajo que presenté para la convocatoria de Graphic 45 del año 2016 y que, además, hice con los mismos elementos decorativos y misma colección de papeles. 

😥 Perdonad la calidad de las fotos, el acetato hizo de reflectante.  😥

El hada Dandelion

¿Cómo lo hice?

➡  Inicialmente lo que hice fue, cortar la mitad de la caja y la mitad de la tapa para poder dejar la figura en forma de «ventana». De esta forma, podemos jugar al trampantojo porque por un lado se ve la caja con su tapa, pero si le das la vuelta, tenemos el bosque en el interior.

➡  El segundo paso, antes de forrar el interior y exterior, fue el de medir el acetato y dejarlo ya a punto para colocarlo una vez el interior estuviera al 100%, es decir, hacerle la esquina y medir lo que sería el acetato cuadrado superior.
Para mí, la mejor manera de juntar dos piezas de acetato, tened en cuenta que son finas, es con Glossy Accents. Pegamento casi instantáneo que, si sabes jugar con él, puedes conseguir maravillas en tiempo récord y con una precisión asombrosa.

➡ En cuando a la decoración: Las pequeñas piezas de hadas y naturaleza en papel son de Graphic 45 (Upon an SpringTime Deluxe y Natural Skechtbook), flores de infusiones y musgo, piedrecitas y hierba que podéis encontrar en tiendas de modelismo o gracias a vuestra tienda de tés favorita. En Cartagena nosotros tenemos a STUKA y podéis encontrar un montón de piezas de miniatura y de elementos naturales para escenarios y maquetas.

Creo que es una forma muy bonita de reciclar, decorar y darle una segunda vida a objetos que tenemos en casa.

Desde Wachi PIstachi…¡Deseamos que os guste!

¡Besitos Wachis!  :mrgreen:

Publicado el

Álbum vertical «Raíces»

Raíces

¡Hola Pistachines!

¿Qué tal lleváis la entrada de año? ¡Nosotros bien! ¡Muy bien! ¡Mirando hacia el futuro preparados para todo lo que está por venir! ¿Y qué mejor forma de ver hacia dónde queremos ir que sabiendo de dónde venimos?

Hoy os queremos enseñar una idea de álbum de fotos muy especial -en formato vertical- usando una de las mejores colecciones del mundo mundial de la mano de Toga París: Cabinet de Curiosité.

Stack Cabinet de Curiosite

Mientras iba trabajando en este álbum fue naciendo poco a poco la entrada de «Creando Recuerdos« que ya os enseñamos. Fue un momento muy especial y muy bonito, aún cuando nuestras circunstancias eran tristes. Ahí fue cuando me di cuenta de que las fotografías son muy importantes porque congelan los recuerdos en pequeños instantes que podemos visitar una y otra vez sin perder nada de su esencia.

Para este álbum Raíces quería romper un poco con mi tónica habitual y no usar papeles oscuros, ni grunge, ni steampunk pero sí de estilo vintage. La colección Cabinet de Curiosité de Toga fue la perfecta elegida: estampados suaves y elegantes, gama de colores pastel, con diseños de insectos, aves, imágenes botánicas y ornamentales… Todo muy shabby chic.


« 💡 » 

Lo primero que hice fue seleccionar los papeles que iba a usar, y como los papeles de los Bloc Decó de Toga son de una sola cara y de 140 gr., los pegué entre sí con cinta de doble cara para darle consistencia y gramaje similar al de un papel estándar de scrap. Aquí hay que ser cuidadosa para que las esquinas queden bien alineadas y no se tuerzan los papeles al pegarlos.

En base al tamaño de las hojas del bloc decó (15 x 20 cms.), hice la estructura en cartón gris: dos piezas de 16 x 21 cms., y una pequeña de 16 x 6 cms. que pegué entre sí con una cinta de tela de lino resistente (¡qué me encanta a mí el lino!) y un un buen adhesivo de encuadernar (La importancia de usar un buen adhesivo la aprendí en los talleres de Carrot Cake a los que asistimos en el Creativa 2016 ¡100% recomendables!). Cuando secó bien,  forré la estructura con papel básico de Elena Roche.

Usé los brads y los die-cuts de la misma colección añadiéndolos al álbum con unas gotitas de glossy acents y colocándolos alrededor de las imágenes para crear un efecto marco.
Además, le puse mi toque personal con un montón de elementos naturales: plumas, piel de naranja, hojas secas, ramas, conchas, caracolas y arena de playa. Me encantan este tipo de adornos porque, en contra de lo que se pueda pensar, es muy sencillo trabajarlos y son muy, muy agradecidos. ¡Además quedan genial!

Otra idea que comparto (imagen de abajo), es la que apliqué en esta página haciendo una especie de cordel de algodón simulando una red de pesca y queriéndole dar esencia a mar y playa con conchas, arena y textura en el fondo con un stencil de conchas.

Nerja

¡Oh sí, se me olvidaba! En este álbum introduje una novedad que anteriormente no había utilizado y tenía muchísimas ganas de aplicar:

El relato corto o microrrelato.

Al igual que hacemos scrapbooking para crear recuerdos y escribimos los momentos que hemos vivido en las fotografías, yo he querido -ya que me encanta escribir- recordar a mis familiares a través de microrrelatos que envuelvan esos recuerdos de una forma poética y delicada. Un recuerdo hecho verso

Cada página es única y especial, recordando a mis abuelos maternos, paternos y a mis padres. Las raíces de las que venimos y que no deben de olvidarse nunca.

Esperamos que os haya gustado esta entrada tan significativa para nosotros. Os animamos a que escribáis también vuestros recuerdos en forma de poema, relato o cuento.

¡Besines Pistachines!

 

Materiales