Publicado el

Hojarasca de Otoño

¡Hola, holita Pistachers!

Nos encanta el otoño. Para nosotros es la mejor época del año porque comienzan el fresquito y las tardes libres de sofá, mantita y peli (o scrap… ¡ooooh, sí, scrap!).

Esta época nos acerca al inicio de un nuevo año, en el que todo vuelve a empezar y la naturaleza se va apagando para dar paso al letargo del invierno. Por ejemplo en los árboles, cuyas hojas marrones y amarillentas caen para forrar el suelo de las calles de hojarasca crujiente.

La hojarasca es un icono universal del otoño y por eso el proyecto que os queremos enseñar hoy va en relación con esas hojas y con lo que significa el otoño para Wachi Pistachi.

El otoño nos advierte del fin de un año y nos prepara para el siguiente en el que todo vuelve a empezar.

Siguiendo el resultado de la encuesta que hicimos en el Stories de nuestro Instagram, escogimos la colección «Miel y Canela» de Toga París para decorar unos marcos de papel elaborados con la Silhouette por cortesía de Lori Whitlock. Nos ha parecido una elección súper acertada, porque los colores, los diseños de los papeles y lo divertido de los complementos va mucho con nuestra filosofía de trabajo. ¡Y los zorretes son un amor!

Tal y como nos preguntábamos al final de la foto de Instagram, ¿Qué haremos con ellos? Pues bien, como nos gusta tanto el otoño hemos querido condensar su significado en tres palabras que, además, hicimos en español con la plotter de corte y con el mismo papel que usamos para el exterior de los marcos.

Otoño es sinónimo de lluvia, té y castañas.

Para nosotros, el otoño se puede resumir con esas tres ideas. En Cartagena, nuestra ciudad natal, el otoño significa el comienzo de la época de lluvias, días extraños en los que puede hacer un solete muy agradable por la mañana y empezar a encapotarse a la tarde sin previo aviso. No son lluvias fuertes ni largas, sino pequeños chaparrones que limpian la atmósfera e invitan a quedarse en casa mirando las calles desde la ventana con una buena taza de té calentito en las manos. Y es que ¡nos encanta el té! En casa tenemos una pequeña alacena llena de infusiones y de botes con tés naturales que compramos en tiendas de especias, herbolarios o mercados medievales. No hay nada como hervir un poco de agua, poner tu mezcla de hierbas favorita en el infusor y esperar a que se haga la magia. ¿Y las castañas? Eso forma parte de nuestra infancia, de los buenos recuerdos de cuando éramos niños. Caminando por la calle con la abuela, de camino al centro, con un paquete de castañas en la mano y una sonrisa enorme en la cara. ¡Qué sencillo parecía todo entonces!

Gracias a nuestra Silhouette y la Frame Punch Board de We R Memory Keepers, hemos podido personalizar los marcos con papeles de la colección que más contraste hacían con los papeles básicos de Elena Roche.

Gracias a la magnífica y siempre útil cinta de doble cara, forramos los marcos con los papeles elegidos para que quedara el exterior estampado y el interior, o fondo del marco, con el color original de la estructura.

¿Sabéis que los chipboard son vuestros mejores amigos?

Pues sí, porque con ellos podéis añadir piezas de relieve a vuestros proyectos, ya sean en layout, álbumes o portadas o, como en este caso, para proyectos en 3D. ¡Viva el 3D!

Y siempre que podemos, como nos gustan tanto los adornos naturales, añadimos pelo de coco, otro gran aliado de la decoración, que nos servirá también para ocultar algún defectillo. Bonito y socorrido a partes iguales.

¡Nos encantan nuestros marcos en la pared! Le da como un toque más hogareño y cálido a nuestra casa, ¿no creéis?

Esperamos veros pronto en la siguiente entrada del blog.

¡Besitos pistacheros!

Publicado el

Baúles para viajar con Curiosity de Alberto Juárez

Portada baules

¡Buenos días, Pistachericos!

Me gustan los baúles. Me pirran los baúles, sobre todo los antiguos. Tienen un halo de nostalgia que me engancha mucho. Será por la madera desgastada, el cuero viejo o los errajes de hierro negro, pero tienen algo que los hace especiales. Un algo que no solo nos habla de los viajes que han hecho en el espacio, sino también del viaje que hacen en el tiempo.

Antiguamente se usaban los baúles como nosotros usamos las maletas ahora, para transportar nuestro equipaje o mercancías varias. Baúles pesados y ornamentados que iban en la parte superior o trasera de los carruajes.
Los baúles también servían a modo de pequeños arcones donde guardar los secretos de los dueños: cartas, joyas, objetos de personas queridas. Muchos incluso tenían compartimentos secretos en el fondo o en la tapa para tal fin.

Baúles para transportar recuerdos, secretos y nostalgia.

Desde la adolescencia he ido coleccionando cajas de madera. Caja que veía y me llamaba la atención, caja que comparaba o que cogía. No tenía muy claro para qué iba a usar tanta caja, pero si que sabía que, tarde o temprano, acabarían decorando mi casa.

La colección perfecta para hacer un proyectos de estas características es, sin duda, «Curiosity» de Alberto Juárez: misterio, botánica, insectos y si, curiosidades, todo lo que representa la época de los grandes viajes en carruaje o barco de vela. Y para bordar la decoración, sus preciosas letras de madera, Typeset.

Y como estoy hablando precisamente de baúles de viaje, he querido que estas cajitas fueran como tales objetos antiguos, con sus correas típicas de las maletas y sus sellos de los lugares visitados.

«Curiosity», la colección para recordar. 

Las cajitas de madera están forradas de piezas individuales de papel (recortadas a mano, calcando la silueta de la propia caja), sin usar máquinas de corte y aplicando las piezas con cola de encuadernar o cola blanca de la que tenemos en casa para madera, siempre que sea de acabado translúcido. Ya sabéis que siempre que peguéis dos superficies de distintos materiales debéis aplicar el pegamento en la superficie más porosa, en este caso, la madera.
Los cantos envejecidos con distress «walnut stain» (mi color favorito para envejecer) le dan el toque justo de antigüedad y desgaste. Un toque sutil, de uso, de añoranza, un toque añejo.

No tiene gran trabajo de base en cuanto a tiempo se refiere, es rápido de elaborar, pero si queremos tener una pieza única, la decoración tiene que ser también única y perfecta. Y ahí es donde entran vuestros gustos y vuestra imaginación.

En mi caso, cada cajita es diferente: Curio, Maps, Travel.

Curio

Cajita con fondo de estampado floral, con etiquetas de viajes, hoteles y animales exóticos. Porque los viajes son para explorar, para conocer, para atesorar vivencias, para descubrirse a uno mismo. Y para todo eso hace falta una gran curiosidad.

Maps

Destinada a los mapas, a los exploradores, a todos aquellos con pasión por los nuevos descubrimientos, para los que tienen un Julio Verne en su interior. Y para los viajeros místicos, porque no todos los viajes requieren comprar un billete, ¿verdad?.

Travel

El gran baúl de los recuerdos. Donde se guardan los tesoros más valiosos o las fotos de los seres queridos que han formado parte de nuestro propio viaje, decorado como una combinación de los baúles más pequeños.

Y así he creado tres baúles para poder guardar todo de lo que os he hablado, mis tesoros, mis vivencias. Sin máquinas, con mis manos y con todo mi corazón volcado para darle a Curiosity un uso más que especial. ¡Gracias Alberto por esta preciosidad!

Esperamos que os guste y que dejéis comentarios sobre lo que os ha parecido este post.

Besicos Pistacheros.

 

Materiales y Recomendaciones

Publicado el

Incensarios navideños con Let it Snow

Let it snow

¡Buenas tardes Pistacheros!

Parece mentira que hace apenas unas semanas hayamos dado paso al otoño y ¡ya estamos pensando en la Navidad!. ¿Pensando? Planificando u organizando ya las fiestas y eso que queda más de un mes. ¡Con lo rápido que pasa el tiempo se nos van a echar las fiestas encima en nada!

En la tienda ya estamos dándole vueltas a la temática de Invierno y Navidad y hemos traído una nueva colección de TOGA PARÍS, llamada Let it Snow que mezcla elementos del otoño que dejamos atrás con detalles de la Navidad que está por llegar. Es tan molona que no he podido evitar la tentación de ponerme a trabajar con ella.

En este post os doy una idea para decorar las mesas de navidad que también os va a venir genial para ambientar la casa de una forma muy elegante y natural: Unos incensarios hechos con los vasos de cristal de las velas aromáticas de IKEA. Por un lado hacemos algo bonito y útil y por otro le damos nueva vida a esos vasitos.

 

Para seros sincera, este año quiero hacer algo diferente con la decoración de nuestra casa. No suelo ser muy «cuqui» a la hora de poner bonito el «refugio», realmente nunca lo he sido pero tampoco puedo negar que hay auténticas boniteces en los escaparates en esta época del año y sobre todo, de cara a la Navidad. ¡Y dan tantas ideas! ♥

Tantas y tantas ideas bonitas para decorar vuestro hogar o para regalar. ¿Por qué no? ¡Regala algo único!

Había que comenzar por un elemento crucial para la Navidad: la purpurina. Y la que mejor le sienta a la colección Let it Snow es la purpurina plateada. Con ella decoré el borde del vasito, esparciéndola sobre gel (el médium que uso para mix-media) aplicado de forma desigual. Utilicé gel en lugar de otro adhesivo porque le da un toque de relieve que hace que los bordes parezcan realmente nevados.

Creo que si hubiéramos dejado los vasos así, hubieran quedado igualmente bonitos, discretos y sencillos. ¿no creéis?

Con unos troqueles circulares y en forma de copos de nieve para la Big Shot creé la base perfecta de una decoración atractiva. Unos detalles sencillos y equilibrados para darle un toque especial y navideño al conjunto. ¿Y maderitas? ¡Claro! Mas copos de nieve y un precioso ciervo en blanco, por favor.

 

No es necesario tener todo el material del mundo. Con unos troquelados, purpurina y un buen adhesivo podemos crear centros decorativos preciosos.

Los copos de nieve troquelados también me vinieron bien para un centro en relieve, una especie de floreado con copos que hice combinando varias formas en distintas capas. Esta vez os recomiendo utilizar un buen pegamento si no queréis que se os desmonte todo el conjunto.

Pero… ¿Qué adhesivo he usado? Uno de los mejores pegamentos para pegar papel al cristal o jugar con los relieves: el Glossy Accents. La silicona caliente sería otra buena opción por su durabilidad.

¡Oh!, y que no falte un pequeño toque de enamel dots. ¿No tienes ninguno a mano? ¿Qué tal crearlos tu desde cero con la forma y el tamaño que quieras? Yo creé los que veis en los vasitos con las Nuvo Crystal Dots Glossy. Colocas unas gotitas sobre una superficie de plástico, los dejas secar y los despegas con cuidado para aplicarlos donde necesites. Incluso puedes utilizar estencils para crear nuevas y diferentes formas. En este caso yo apliqué las Crystal Drops directamente para conseguir un efecto irregular, como de pequeñas bolitas de nieve.

Son unos incensarios hechos expresamente para el incienso de varilla porque con velas de té el pegamento se acabaría por deshacer y lo mismo pasaría con el incienso a granel, los conos o cualquier alternativa que calentara directamente el cristal. Para poder poner las varillas de incienso hice unos pequeños soportes con arcilla de modelar blanca.

Espero haberos dado una muy buena idea para decorar el centro de mesa o para dar un toque especial y aromático a vuestro hogar.

¡Que disfrutéis de Let it Snow!

Besitos Pistachis

Materiales

Publicado el

De lo hermoso, hermoso es el Otoño.

De lo hermoso, hermoso es el Otoño

¡Hola, holita Pistacheros!

Viene, se sienta entre nosotros,
y nadie sabe quién será,
ni por qué cuando dices nubes
nos llenamos de eternidad.
Nos habla con palabras graves
y se desprenden al hablar
de su cabeza secas hojas
que en el viento vienen y van.
Jugamos con su barba fría.
Nos deja frutos. Torna a andar
con pasos lentos y seguros
como si no tuviera edad.
Él se despide. ¡Adiós! Nosotros
sentimos ganas de llorar.

Con el «Caballero de Otoño» de José Hierro del Calendario Poético damos la bienvenida a este Octubre de tardío Otoño. Le ha costado aparecer pero ¡Por fin nos ha alcanzado!. Ya notamos el fresco por las noches y la ansiada lluvia que parece haberse resistido. Los días cada vez mas cortos invitan a disfrutar de tardes de sofá, manta, té y, en nuestro caso, peli de fondo y scrap.

Además de ser nuestra época favorita del año junto con la Primavera, es una de las más bonitas y la que nos aporta una gran cantidad de ideas para decorar nuestro hogar y prepararlo para el invierno desde el handmade y el DIY: hojarasca, castañas, piñas, bayas, cordeles de rafia, cestos de mimbre, calabazas y ¡más hojarasca!. ¿Y qué me decís de los olores? Canela, naranja, tierra mojada… aromas que nos evocan la vuelta a casa, al hogar, a la familiaridad, ¡maravilloso! Estaréis con nosotros cuando decimos que ésta estación del año da mucho juego  😉

Hojas, ramas secas, frutos y bayas de temporada…crear con lo que nos da la naturaleza es una forma muy creativa de decorar tu espacio.

Como con casi todo cuando hablamos de la vida moderna y las redes sociales, prácticamente empezamos a mirar las tendencias de Otoño en pleno verano y, si nos apuráis, hasta las de invierno y Navidad. Por eso son ya muchas los proyectos que hemos descubierto de entre todos los perfiles y blogs que seguimos.
Y por eso en este post vamos a ofreceros una amplia gama de ideas que podéis realizar para este Otoño raruno y perfiles que podéis seguir para estar al día sobre las tendencias otoñales.

Decoración Handmade

No es un secreto que nos encanta coleccionar elementos decorativos naturales que nos servirán en el futuro para proyectos de scrapbook o papercrafting pero con los que también se pueden hacer piezas de decoración muy personales y estilosas. Las ramas secas, las calabazas, la hojarasca ¡Incluso los granos de maíz! Por sus colores y lo que evocan, estos elementos son perfectos para decorar el Otoño.

 

Fotografía decorativa 

Somos muy fans de los centros de mesas, sus decoraciones y sus composiciones para fotografía de temporada. También de la fotografía de los espacios de trabajo. Son las típicas fotos «tumblr» de colores ocres, baja saturación y alto contraste.

Tenemos varios fotógrafos predilectos (click en los nombres para ir a sus perfiles):

Barb Brookbank

Venture Onward

Rufus Bixton

Hannah Stella 

Scrapbook – Papercrafting

¡Por supuesto que tenemos que hablar de Scrapbook y artesanía con papel!

Es nuestro medio o ambiente natural. Nos encantan los proyectos que hemos visto en este Otoño 2017 y esperamos que os podamos dar algunas ideas para vuestros álbumes, proyectos y decoración preciosa en papel para dar calidez a vuestro hogar.

Esperamos que encontréis inspiración entre todas estas ideas para realizar vuestros propios proyectos y un medio para dejar volar vuestra imaginación. Hacemos hincapié en la decoración del hogar porque para nosotros es como decorar un pequeño refugio de paz y tranquilidad, lejos del mundanal ruido y la urgencia de esta vida cotidiana.

Si habéis puesto en práctica el otoño en vuestras vidas… ¿Nos lo enseñáis?  😉

¡Un besazo, Pistacheros!

*Fuente de imagen del Post: Elena Morelli

Publicado el

Cajonera Steampunk «Lady Victorian»

¡Buenos días Pistacheros!

Hoy el post va de reciclaje, de uno de esos «antes y después» que tanto nos gustan. ¡De darle una segunda vida a un objeto pasado de moda de nuestro alrededor que pensemos «jubilar»!

Cuando era niña mis tíos me regalaron un mueble-cajonera muy chitiquico para guardar cosicas, de esos de cartón duro que se regalaban antiguamente con un exagerado estampado floral, muy de los ochenta. Asi, muy de moda en la época de las comuniones pero muy hortera. Seguro que sabéis de lo que hablo.
Con la primera mudanza acabó en el fondo de una caja junto con otros recuerdos. Así que ya en la nueva casa y después de varios años viendo el mismo estampado rancio y descolorido, me propuse darle un buen lavado de cara, darle el «toque wachi»

Aprovechando que cambié la organización y la decoración del estudio, que también es mi scraproom, decidí que el estilo de esta cajonera tenía que ir a conjunto con el espacio que se quedó al final. Para eso elegí la colección de Bo Bunny «Penny Emporium» que tiene un aire vintage que me encanta y que tenéis disponible en la tienda. 

¡Lady Victorian!

Para este proyecto he vuelto a usar la técnica del cartonaje como ya hice con el carrusel de «Wonderfully Samhain», también de Bo Bunny y que reciclé para darle otro aire, respectado la estructura del mueble y trabajando desde allí para hacer algo nuevo y diferente.

La verdad es que os tengo que decir que esta colección me parece súper curiosa porque no suelo pensar en tonos turquesas y lilas cuando se habla de steampunk, más bien de tonos marrones, metálicos y grises, tirando a los colores clásicos y antiguos, al cuero y el cobre. ¡Desde luego que ha sido todo un reto usar esta colección!. ¿Turquesas y lila pastel?, ¿yo? ¡No me reconozco!

Os enseño el primer paso de todos y cómo quedó la cajonera después de retirar todo el antiguo papel decorativo. ¿Queréis saber como quitar el papel estampado? Pues con paciencia y un buen cúter. Me encantaría daros un mejor consejo, pero la verdad es que a mi me llevó mucho trabajo retirarlo todo.

Para decorar la cajonera añadí un pequeño conjunto de objetos metálicos y clásicos del steampunk, mezclado con arena de playa y caracolas porque como veréis en la colección, hay mucha iconografía marítima (algún pulpico que otro). Y os confieso que, para mí, el mejor detalle es la cadena alrededor de la caja con pequeños colgantes metálicos

Elegí ese conjunto de objetos porque a parte de ser fáciles de pegar, con pistola de cola caliente, por ejemplo, podrán aguantar sin problema el traqueteo del trabajo en el estudio. La mayoría de cosas son chatarra que me he encontrado en la calle, que tengo en casa o que recogí en la playa. ¡Reciclaje a tope de power!

Con esta cajonera vintage ampliamos un poco más la decoración de la mesa del estudio, que ya va cogiendo un aspecto mucho mas Wachi.

Uhmm… ¿Qué será lo próximo? No sé, no sé… ¿Sorpresa? 😉

¡Gracias por leernos amigos Pistacheros! Y no os olvidéis: si nos queréis decir o preguntar cualquier cosa sobre este peoyecto, dejad un comentario aquí abajo y os responderemos encantadísimos. ¡Hasta la proxima!

Publicado el

¿Dónde está mi Munchkin?

¡Hola Wachi Pistacheros!

Pues sí, esta fue la frase del año en 2015 y 2016: «Lola, ¿Dónde está mi Munchkin?». Un amigo me pidió hace un par de años que le elaborara una caja para el juego de cartas  «Munchkin» y la cosa se alargó un poco.

MunchkinDespués de una desastrosa primera versión con una caja de madera y restos de papel cutre por todos lados que no vamos a enseñaros, se me ocurrió «la caja v. 2.0» que, además, era reciclada.

Para quien no conozca el juego, Munchkin está ambientado en explorar mazmorras, luchar contra monstruos ridículos y recuperar tesoros y equipo hilarantes. En una época de gnomos con problemas, trolls cortitos de mente, caballeros en apuros y princesas guerreras. Todo muy medieval pero visto desde el prisma del humor más absurdo. Por lo tanto, ¿qué tipo de caja podría haber hecho? Lo primero que pensé fue: «Tiene que ser en mix-media» y, como siempre, ahí me lancé a la aventura de hacer una caja cuyo principal elemento fuera la textura, utilizando para ello varias técnicas.

El proceso de elaboración fue el mismo que en el proyecto de la botella gótica, o las varias etiquetas que hice para el reto de Tim Holtz «12 tags of 2015». Empecé con una base de papel de seda bien arrugado para crear una textura de fondo irregular y gastada. Me gusta esa forma de crear fondos; es una técnica rápida, sencilla y muy vistosa que deja una textura de arruga muy «retro».


A parte del uso de la pasta de modelar (que es un básico en el mix-media), el verdadero reto en este proyecto fue mezclar y aplicar varios tonos y colores de tintes y pinturas acrílicas para dar varios efectos sobre el fondo de textura marrón y beige. Para resaltar el efecto de ladrillos irregulares, por ejemplo, hice varias manchas con stencils de tim holtz, usando azul, negro y violeta que fui mezclando entre sí con un pincel de depósito para dar luces y sombras y hacer variaciones 😉

Como novedad en este trabajo, usé el «crackle accent», hermano gemelo del ya clásico «glossy accents» de la marca Ranger. Este glossy especial craquela aquello en lo que aplicas el producto, dejando una superficie «rota y agrietada». ¡Efecto vintage a tope!

Esperamos que os haya gustado esta entrada y os haya servido de inspiración. ¡Gracias por leernos!

Besines Pistachines.