Publicado el

Taller de Carvado de Sellos en La Otra Casa

Ha coincidido que empezaba ésta entrada del blog con ésta canción:

Hasta hace dos minutos estaba pensando si podría dormir esta noche. Estoy muy eufórica aún y han pasado 6 horas desde que ha terminado el taller de carvado de sellos en La Otra Cosa, pero ahora mismo se podría decir que esta canción, la melodía más bien que la letra, podría encajar ahora con mi estado de ánimo. Es un momento muy…¡Dulce!.
Todo ha salido incluso mejor de lo que podía haber esperado. No me malinterpretéis, una va con unas ideas en la cabeza que desaparecen para dar paso a la improvisación y el ser uno mismo frente a personas que no conoces. ¡Gran experiencia!

Esto lo escribí inmediatamente después de llegar a mi casa tras el taller y aún creo que esa sensación de euforia no se me ha pasado por completo. ¡Mi primer taller fue un éxito rotundo y completo!

Como pudísteis ver en Instagram (Wachi Pistachi), el taller lo presentaba con un kit hecho a mano por mí, y con ello me refiero a: bolsa, libretica y diseños para que los alumnos aprendieran a estampar.

No voy a contar paso por paso lo que hicimos porque os podéis hacer una idea: la de carvar jajajajaja, pero sí que quiero recalcar la experiencia tan buena que ha sido éste taller para mí. Creo que muy pocos se hacen una idea de cómo me he sentido y cómo me siento. Que la gente se vaya contenta de tu taller, de que hayan aprendido, de que hayan pasado un buen rato y haber conocido a otras personas…creo que es de las mejores experiencias que he tenido éstos últimos meses.

Al principio estábamos un poco cohibidos, normal, lo sé. Pero luego, todo ha ido fluyendo sólo, incluso yo, que quería que todo fuera perfecto y agradable. Tal y como les dije a los chicos: “Hacer las primeras líneas del carvado es como cortar mantequilla”, exactamente igual.

Alumnos concentradas en sus cosicas.
Alumnos concentrados en sus cosicas: hacer las flechas.

Aquí os enseño el resultado de tanta concentración.

Bambú 4

*Fotos prestadas por Eventos Bambú (Instagram)

A mitad de la tarde hubo merienda. Salva, de La Otra Casa, preparó unos dulces con los que caímos todos rendidos. Fuera de bromas, ¡Menuda merienda tan rica! Había minidanesas de crema, de frutos rojos, de cabello de ángel, hojaldritos de sirope de arce y frutos secos y hojaldradas de canela (éstas me llegaron al alma ¡buenísimas!). La mayoría nos pedimos té (yo escogí un té blanco de coco y caramelo), otras refrescos, pero desde luego merendamos bien. ¡Qué bien nos cuidó Salva! Aunque no sé yo si quedaron todos contentos con el taller en sí o con la merienda jajajaja ;P

En este momento de relax, compartimos experiencias, conversaciones, que si la plumilla nº 1 es una maldad, que sí la nº4 es mejor -acabó siendo la favorita de la mayoría- y me estuvieron preguntando cómo empecé a carvar sellos. Hubo muy buen rollo y una buena energía recorriéndonos a todos los que estábamos allí. Además, tuve el placer de conocer a dos hermanas de Granada que tienen un negocio de eventos para empresas y particulares, Eventos Bambú (os invito a que clickeéis para poder ver su página). Congeniamos muy bien, ¡me encantaron!

Y fijaros si fue un éxito que días después uno de los alumnos me mandó una foto con su nuevo sello ya hecho y también me llegó un mensaje a Whatsapp de una de las madres de las niñas que asistieron al taller diciéndome que su hija se estaba relajando tantísimo con el carvado, que necesitaba más goma.

Pikatchu carvado
Con éste interés de los alumnos por seguir practicando y seguir haciendo sus pequeños proyectos carvados, me dan ganas de seguir enseñando a hacerlos. Ha sido y es muy gratificante para mí haber conseguido un taller con éxito, no me cansaré de decirlo.

Foto de todos los asistentes al taller y para variar, allí al fondo me tenéis a mí enseñando la goma "Handmade" porque de eso se trataba.
Foto de todos los asistentes al taller y para variar, allí al fondo me tenéis a mí enseñando la goma “Handmade” porque de eso se trataba.

Haciendo un resumen del resumen…¡Gracias a todos mis alumnos y gracias a toooodas las personas que han participado, si no poniendo su local -La Otra Casa-, contribuyendo a difundir el cartel! Me lo pasé pipa y espero poder volver a tener la oportunidad de sentir la misma emoción tan pronto como se pueda.

¡Siempre será un placer para mí!

9 comentarios en “Taller de Carvado de Sellos en La Otra Casa

  1. Que bonito grupo y se les ve cara de satisfacción. Me alegro del éxito del taller, te deseo que sigas cosechando más y más. besos

    1. Muchas Gracias por tus ánimos María.

      Esperemos que todo vaya siendo positivo como hasta ahora!

      Besitos!! ^__^

  2. […] Taller de Carvado de Sellos en La Otra Casa […]

  3. […] como no es lo mismo la pantalla que el cara a cara, nos fuimos a Cartagena de la mano de Lola, de Wachi Pistachi. Una artistaza capaz de hacer con sus manos un montón de boniteces de esas que tanto nos gustan y […]

  4. […] como no es lo mismo la pantalla que el cara a cara, nos fuimos a Cartagena de la mano de Lola, de Wachi Pistachi. Una artistaza capaz de hacer con sus manos un montón de boniteces de esas que tanto nos gustan y […]

  5. […] como no es lo mismo la pantalla que el cara a cara, nos fuimos a Cartagena de la mano de Lola, de Wachi Pistachi. Una artistaza capaz de hacer con sus manos un montón de boniteces de esas que tanto nos gustan y […]

  6. […] ¡Animarse que en el taller de sellos carvados nos lo pasamos de lujo! Podéis leer la crónica aquí. […]

  7. […] mi taller de sellos carvados en La Otra Casa, me pidieron hacer un sello con la cameo para un blog que vendía su propia decoración con […]

  8. […] ¡Animarse que en el taller de sellos carvados nos lo pasamos de lujo! Podéis leer la crónica aquí. […]

Deja un comentario